Relatos FFIX

**Lo dicho, sin tiempo no hay cosas nuevas.**

Actualmente estoy jugando al Final Fantasy IX de nuevo (me gusta cada día mas este juego. No se convertira en mi favorito, pero la estetica, el ambiente y todo el me encanta).

Y casualidad que volvi a llegar a la aldea de los magos negros y mas tarde a Madain Sari, donde Yitan cuanta dos de las mejores historias del juego, que a mi siempre me desarman (aparte de cuando le dice a Vivi el secreto para que dos hombres sean mas amigos….durisimo….xD)

Aqui van.

Un Lugar Al Que Regresar (Yitan se lo cuenta a Daga cuando Vivi va a hablar con sus compañeros).

Érase una vez un chico que no sabía donde había nacido… Ya de pequeño decidió que algún día iría a buscar su tierra natal. El lugar donde había nacido, sus primeros recuerdos.
Porque quería saber… quería saber como eran sus padres, la casa donde nació… Un buen día el muchacho se alejó del padre que le había criado y emprendió un viaje en busca de su tierra natal… Lo único que recordaba… era un resplandor azul. Ese era el único recuerdo que tenía. Pensaba que quizás fuera el mar…
En su búsqueda el chico vivió muchas aventuras… Pero, en resumidas cuentas, no encontró lo que buscaba. No es de extrañar, la única pista que tenía era el color de aquella luz… Decidió regresar al lugar hogar donde le habían acogido…
Pero al llegar allí, su padre adoptivo alzó el puño y empezó a golpearle… Pero después ocurrió algo aún más sorprendente. Después de golpearle, el padre adoptivo… le sonrió. Pero por alguna extraña razón, cuando el muchacho vio esa cara sonriente pensó…
“Ah, es aquí. Este es el lugar al que siempre puedo regresar…”
El chico aún sigue buscando su tierra natal. Pero, ya tiene un “lugar al que regresar”.

Y ahora la gran historia, preciosa. ^^.

“IPSEN EL AVENTURERO”
Ipsen y Colin eran dos amigos que trabajaban en Treno. Un día Ipsen recibió una carta.
Estaba empapada de lluvia y casi no se podía leer. Las únicas palabras que pudo distinguir
fueron “vuelve a casa”.
-Hoy en día, es muy fácil con los barcos voladores, pero en aquella época, eso no estaba
inventado.
Sin saber muy bien por qué, Ipsen pidió vacaciones, se preparó y emprendió su viaje.
Cruzó mares y montañas. Bajo la “niebla” fue atacado por monstruos… Pero iba con Colin
y entre ambos lo superaron todo. Algún tiempo después Ipsen cayó en la cuenta y le preguntó
a Colin: “Y tú, ¿por qué viniste?”.
-¿Y que fue lo que le respondió Colin?
“Porque tú dijiste que te ibas”.

Para vosotros amigous ;). Un juego que os recomiendo.^^.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *